Papa Francisco llama al diálogo entre israelíes y palestinos

En el mensaje de Navidad del Papa, antes de impartir la bendición Urbi et Orbi, reflexionó en tono crítico sobre los conflictos que enfrenta la humanidad.

También pidió a los católicos que, en estas horas que preceden la Navidad, se detengan en silencio en oración delante del Nacimiento para "adorar en el corazón del misterio la verdadera Navidad, la de Jesús que se acerca a nosotros con amor, humildad y ternura".

"En este día de fiesta, invoquemos al Señor pidiendo la paz para Jerusalén y para toda la Tierra Santa; recemos para que entre las partes implicadas prevalezca la voluntad de reanudar el diálogo y se pueda finalmente alcanzar una solución negociada, que permita la coexistencia pacífica de dos Estados dentro de unas fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional", abogó el papa argentino.

Instó a sostener el esfuerzo de todos aquellos miembros de la comunidad internacional que, movidos por la buena voluntad, desean ayudar a esa "tierra martirizada" a encontrar, a pesar de los graves obstáculos, la armonía, la justicia y la seguridad que anhelan desde hace tanto tiempo.

Francisco también rogó para que en la península coreana puedan superarse las contraposiciones y acrecentar la confianza recíproca en interés del mundo entero, y por las "graves" repercusiones humanitarias del conflicto en Ucrania. En relación al "drama de tantos emigrantes forzosos que arriesgan incluso sus vidas para emprender viajes agotadores que muchas veces terminan en una tragedia" hizo un llamamiento: "Que nuestros corazones no estén cerrados como las casas de Belén".

Francisco criticó también la situación de los niños obligados "a trabajar desde una edad temprana" y "a abandonar sus países".

Francisco recordó asimismo a Irak, "aún herido y dividido por las hostilidades que lo afectaron en los últimos 15 años", y a Yemen, "donde hay en curso un conflicto en gran parte olvidado, con grandes consecuencias humanitarias en la población, que sufre hambre y la difusión de las enfermedades".

"Vemos a Jesús -dijo Francisco- en los niños cuyos padres no tienen trabajo y luchan para ofrecer a sus hijos un futuro seguro y sereno".

En su viaje, el Papa se reunió con algunos refugiados de Rakhine, los rohingya, mientras ayer la Asamblea General de la ONU exhortó a Birmania a poner fin a las operaciones militares contra esa etnia musulmana.


Popolare

COLLEGARE